jueves, septiembre 11

Recuerdos

Hoy recordé aquella navidad en la que papá me preguntó que quería que me regale (tenía 12 años, hacia tiempo que no creía en Papá Noel). Y yo le pedí un libro. Ya no se sorprendía de mis pedidos raros para la edad, pero no dudó esa vez en preguntarme “Porqué no pedís algo mas normal como el resto de las nenas de tu edad? Unos rollers? (eso era lo que me había comprado), Ropa? Peluches? No se, algo mas normal...” A lo que yo contesté: “Es que gracias a Dios mamá me contagió esta hermosa costumbre y vos me regalaste la capacidad de interpretar, de razonar. Prefiero un libro papá, lo prefiero antes que un peluche inútil que sólo va a juntar polvo en mi habitación, o que unos rollers que voy a usar hasta q me de un buen porrazo y de tan cagona que soy no me animaría a ponérmelos de nuevo, lo prefiero antes que un cassette (no recuerdo si ya existían los CDs, y de existir todavía no tenia algo que los reproduzca) que voy a dejar de escuchar porque me cansó y la radio ofrece mas variedad”.


Los libros eran ajenos a la vida de mi papá, nunca le gustó leer, aunque ahora de a poco le estoy contagiando mi gran vicio.


Y bueno, me regaló los Rollers nomás, ya los tenía comprados, eran la última moda en ese momento. A mi mejor amiga y a su hermana le habían comprado lo mismo, de hecho, nuestros padres se pusieron de acuerdo. Al día siguiente estrenamos nuestros patines en el polideportivo. Para el verano siguiente yo ya los había dejado de usar y mi papá entendió mi respuesta del año anterior.

Terco como suele ser, me regaló un Caballo para la navidad siguiente, de nuevo rechazando la posibilidad del libro (aunque en esa época ya gastaba una suma importante en dichos objetos de tapa dura, blanda, edición de bolsillo, trade, lo que fuera que contuviera algo para leer). SI, UN CABALLO, bueno, yegua en realidad. Era hermosa, yo hacia un año ya que practicaba equitación. Al verano siguiente ya no practiqué mas equitación, y la yegua pasó a ser de Guillermo, mi entrenador.


Hoy recordé estas dos navidades porque Guillermo pasó por la oficina. Después de 6 años de no verlo, este acontecimiento fue toda una sorpresa. Me habló sobre la vez que me arrastro su caballo (cosa que no me acordaba), charlamos sobre los exteriores de mis 15, donde fuimos 11 muchachitas al Club Hípico para filmarlos, y de la fiesta también, ya que él fue quien me regaló el alquiler del salón en el mismo Club. Me contó que ya no está ahí, y la nostalgia me invadió completamente.


Hoy no existe mas la niña scout que en algún momento fui, tampoco la karateka y mucho menos la que se emocionaba por llevarle zanahorias a mi yegua, cuidarla, animarla. Hoy no retomaría ninguna de aquellas actividades, pero las atesoro en mi memoria, las traigo a mi presente y me replanteo que es lo que aprendí de todas mis aventuras tan poco femeninas y de mis días rodeada de tan hermosos animales, como lo son los caballos, en un lugar tan pacífico como el Hípico en Camet.





Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

5 comentarios:

Maca dijo...

Opino lo siguiente:
1ro, no creo q le hayas respondido exactamente eso a tu papa en aql momento, mas bien pienso q le respondiste algo parecido pero lo armaste 'mas lindo' a la hora de escribirlo en este post.
2do, no me acuerdo como supe q no existia papa noel, asiq ahora mientras cene le voy a pregutnar a mi mamá jajaja.
3ro, con lo ultimo q escribiste respondes a mi pregunta '¿En qué cosas te das cuenta q ya no sos una nena?'


Besos =)

andy dijo...

estoy 100% de acuerdo con el putno 1 de maca
con el 2 no xq yo si me acuerdo como fue lo de papa noel y que no les hable a mis padres hasta el dia siguiente por haberme mentido durante 7 años de mi vida, y mi tercero es que la equitacion y los caballos si son femeninos, leer y andar en rollers tambien, ser scout no se ni nunca me intereso no se porque razon siempre les tuve cierto rechazo jajaa
te amooo

Ljn.- dijo...

.



por acá te digo lo mismo : nadie te banca. A ver si nos damos cuenta cuando no somos bienvenidos...




.

Jimena dijo...

como como como como??


UNA YEGUA TE REGALARON???... que regalo mas peculiar. Los rollers estan buenos. Los tenes todavia pensaba comprarme unos para slair a andar por al costa :P


que lindo es rememorar no?


yo recuerdo como algo tan lejano y ajeno a mi, mis 4 años de piano, de los 9 a los 12

besotes amiga

Anónimo dijo...

heee, no sabía nada de esto... recien hoy encontre este blog y tb tu fotolog! muy divertido!

igual me gusta leer tus recuerdos, y todas las otras cosas que escribiste. Ojalá sigas adelante, tu porsa es muy buena. Un buen regalo sería una pluma (de las parcker, no de ganso u otro animalito).

besos y hasta siempre!